fbpx

Soy:

Blog Ciencias Básicas

Los escrúpulos de la Spseudo-Ciencia.
¿El mundo se va a acabar en los próximos días?

Por: David Sierra Porta, doctor en Física Fundamental, director de la Maestría en Estadística Aplicada y Ciencia de Datos, UTB. 

 

Ayer por la noche en medio de sonambulismo y cansancio nocturno, veo inusualmente que mi teléfono empieza a tener muchas notificaciones, lo cual es inusual efectivamente para este servidor salvo que las malas noticias lleguen desprevenidas. Justo con una visión disminuida y descalibrada, me acerco al teléfono para advertir las incesantes y acaloradas notificaciones. En pocos instantes consigo la raíz del alboroto. Sendo mensajes en grupos y personales haciendo ver la noticia de que “El núcleo de la Tierra cambió su dirección de rotación”, “Se acaba el mundo, se detuvo el núcleo de la Tierra”, “Estamos cerca del final del mundo, núcleo de la tierra se detiene”, “La profecía del 2012 se aproxima”, y mucho más otros que encontré entre links y más titulares relacionados.

 

Dicen que el núcleo de la Tierra cambió su dirección de rotación

 

Cansado, ya no puse mucha más atención a la situación, pero en la mañana siguiente, analizo la cuestión con un poco más de detalle. Se trata de una publicación en Instagram (pero hay muchas más) que se titula “El núcleo de la Tierra cambió su dirección de rotación”. Algunos que me conocen, preocupados, curiosos, interesados, me preguntan cosas como “David, ¿qué hay de cierto en esto?”, “¿cómo puede ocurrir esto?”, “¿qué significa esto?”, “¿implicaciones?”. Y bueno, me puse a investigar un poco y esa es la razón de este pequeño escrito. Me gustaría tratar de explicar que es lo que ocurre y cómo esto puede explicarse. Así que ahí vamos.

Se trata de un titular en esta famosa red social compartido por la agencia de noticia NTN24, que invito a todos a leer detenida y críticamente. En el titular y el cuerpo escandaloso, aunque para ser honesto menos extravagante y exagerado que algunos otros que he visto, se deja ver la situación de un estudio en Nature, una revista de alta reputación (que pueden consultar aquí), que intenta decir que al «parecer» el núcleo de la Tierra empezaría a girar en sentido contrario.

En realidad, en la publicación no se explica nada y todo se vuelve más confuso, ese, lastimosamente es el rol nefasto del “periodismo científico” pero con poca rigurosidad investigativa. No es la primera vez que ocurre por su puesto ni será la última, cuando lean los titulares se darán cuenta. En el momento que escribo estas notas ya hay seguro decenas de más comentarios o titulares similares y cuando esto salga público seguro habrá miles.

 

¡El núcleo de la Tierra no se detuvo y no gira en sentido contrario!

 

Como científico me veo en la necesidad de tratar de explicar algunas cosas, de defender la ciencia y contribuir desde la divulgación. No es que sea experto, pero para los que divulgamos esta es una misión que, al parecer, requiere mucho trabajo, cada día nos bombardean con noticias de este tipo, no hay que bajar la guardia, mientras no haya divulgación sería los fantasmas de las speudociencias nos abrazarán y con seguridad, ante el terreno descuidado, ganarán algunos adeptos que se comerán las «verdades» de estos intentos.

Bueno al grano. La Tierra es un ser vivo, eso les dicen a los niños en las escuelas básicas, y no es mentira, tiene una dinámica y como tal cambia, muta, nada es perecedero, nada es inmutable, nada está quieto, las condiciones cambian y eso repercute en decena de subsistemas de nuestro planeta. Cada cosa conectada, articulada, como un todo interconectado y simbiótico, lo que ocurre en nuestra atmósfera repercute en nuestros cultivos, nuestros mares y océanos, nuestra vida en general.

La Tierra está conformada por varios de estos subsistemas y cada uno domina alguna de su (y nuestra) experiencia. El núcleo de la Tierra, de nuestra Tierra, ¡no se detuvo y no gira en sentido contrario! Además a pesar que se disponen de datos, el sistema al que nos referimos es altamente no trivial y complicado, cuando se trata del núcleo de la Tierra, más aún puesto que lo que conocemos de él se trata de hallazgos indirectos que son observados debido a la variación o explicación de otras variables que si podemos observar.

¿El mundo se va a acabar en los próximos días?Nuestro núcleo está a más de 3000 kilómetros de profundidad, de hecho, se encuentra a una profundidad que oscila entre los 3100 km y los 6370 km, tan grande es el intervalo que nos deja ver que no conocemos aún mucho acerca de esto. La tierra tiene un radio de la Tierra es de aproximadamente 6300 km, pero el borde más exterior del núcleo no se determina con precisión, no hay datos certeros para saberlo. Sabemos que está formado por rocas y una aleación metálica compuesta principalmente por hierro y níquel a una temperatura de unos 3500 ºC. El hierro, que es más denso que la mayoría de los demás elementos, constituía aproximadamente un tercio del material del planeta primitivo. Sabemos que rota y esta rotación es esencial para que la tierra se comporte en la manera en la que lo hace e incluso influye en nuestro periodo de rotación y algunas otras cosas.

El núcleo no se detiene ni se detuvo, de hecho hay una variación cuasi-estaciona en la que el núcleo se mueve, algunas veces más lento algunas veces más rápido, en escalas de tiempo en general geológicas, o de otra manera, muy largas para una generación humana. Es un efecto normal, ha ocurrido y seguirá ocurriendo y nuestra dinámica por generaciones ha estado marcada por este fenómeno.

“La rotación no es puramente constante, con una tasa significativa en las primeras décadas, pero una tasa mucho menor en la década más reciente y en los años 1960-1970”, es una de las cosas que dicen en el artículo.  Se cree que el núcleo interno está vinculado dinámicamente con sus capas externas, particularmente a través de un acoplamiento que existe entre el campo electromagnético de la tierra con el núcleo más exterior, pero también entre un acoplamiento entre la gravedad de la Tierra con el manto o superficie de la Tierra.

 

Te puede interesar: Drake y la búsqueda de extraterrestres ¿Estamos solos en el universo?

 

En realidad, lo que hay es una competencia de dos factores, campo electromagnético y campo gravitacional. El campo electromagnético impulsa la rotación del núcleo interno en una tasa menor a la que el campo de gravedad ralentiza la rotación y mientras tanto deforma ligeramente su forma para el equilibrio gravitatorio. Un pequeño desequilibrio entre los pares campo electromagnético y gravitatorio es suficiente para cambiar la rotación del núcleo interno.

El ligero vuelco de la rotación alrededor de 2009 y otro vuelco a principios de la década de 1970, así como la rotación relativamente estable entre ambos, sugieren que el núcleo interno se encuentra probablemente en una oscilación con un periodo dominante de unas siete décadas. Sorprendentemente, la periodicidad multidecenal de la rotación del núcleo interno coincide con varias observaciones geofísicas importantes, especialmente la variación de la longitud del día y los cambios en el campo magnético, que tienen una periodicidad dominante de seis a siete décadas.

En efecto lo que está de fondo es que el movimiento propio del núcleo de la tierra es la conclusión y el resultado de dos efectos o fenómenos distintos. Pero esto pudiera no ser sorprendente puesto que sabemos que el campo electromagnético de la Tierra cambia continuamente, en efecto, para ser más precisos, el campo EM cambia con una variación estacionaria debido a la interrelación con el Sol. Sabemos que el sol tiene dos tipos de dinámicas, una de 11 años, asociada con los ciclos solares en las que hay una variación de la actividad solar (más o menos manchas solares por año) y otra de 22 años asociada al cambio de polaridad del sol. Por otro lado dado que la Tierra está en una órbita alrededor del sol (la cual no es circular, sino elíptica) y adicionalmente a un movimiento de bamboleo propio con relación a la eclíptica, también el campo gravitatorio cambia cada cierto tiempo. Por lo anterior no es difícil esperar que internamente nuestra Tierra también sufra cambio cuando se trata de fenómenos interconectados.

Así que, por ahora, tranquilos, no ha pasado nada que no haya pasado antes, es un proceso normal que ha pasado por décadas de la misma manera como el campo de gravedad y el campo magnético cambia durante décadas. Nuestro planeta es un ser vivo y seguirá creciendo, mutando y cambiando como consecuencia de muchos factores asociados, externos e internos.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!

Noticias relacionadas

Blog Ciencias Básicas

Los escrúpulos de la Spseudo-Ciencia.
¿El mundo se va a acabar en los próximos días?

Por: David Sierra Porta, doctor en Física Fundamental, director de la Maestría en Estadística Aplicada y Ciencia de Datos, UTB.    Ayer por la noche …

Ver más
Blog

Emprender e invertir con cannabis, lo que debe saber

Mucho se ha dicho en diferentes medios sobre la industria del cannabis y quizá usted ha pensado que tiene un terreno, una finca o bodegas/espacios …

Ver más
UTB en los medios

Estos son los proyectos de Cartagena y Bolívar propuestos para el Plan Nacional de Desarrollo

Ver más
UTB en los medios

63 becarios de la UTB recibieron reconocimiento por parte de los empresarios y aliados

Ver más

Términos y condiciones
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Curabitur velit tortor, ultrices vitae sapien in, maximus ullamcorper libero. Maecenas in tellus cursus, volutpat nunc nec, tempor odio. Morbi eu massa at nisi ultrices ullamcorper. Donec sit amet scelerisque sapien. Phasellus sit amet dapibus lectus, nec laoreet sem. Duis quam orci, porta id egestas at, aliquet vel justo. Quisque congue, risus lacinia vehicula viverra, magna lectus mattis lorem, eget bibendum nulla odio quis risus. Ut eleifend vitae risus nec auctor. Cras convallis velit a elit dapibus consectetur. Etiam scelerisque lobortis leo, nec imperdiet orci gravida ut. Praesent laoreet ut diam ut tempus. Nullam in dui massa.2