Universidad Tecnológica de Bolívar

Una institución con vocación empresarial e internacional

Semillero de investigación le pone el lente Historia de la Fotografía en el Caribe Colombiano

Publicado el 22 Nov 2018

Adolfo Baltar

Docente

Programa de Comunicación Social

 

Con el propósito de favorecer, desde la academia y con los estudiantes, la investigación sobre el patrimonio fotográfico de la región Caribe colombiana y su difusión, el programa de Comunicación Social de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas pone en marcha el semillero de investigación Historia de la Fotografía en el Caribe colombiano.

El punto de inicio para explorar, en este grupo, todas las posibilidades que la fotografía ofrece como objeto de investigación es Cartagena. La labor se inició en febrero de este 2016 y a la fecha se trabaja en tres proyectos que comenzarán a dar sus frutos a mediados de 2017. Son ellos: Memoria Cultural a través de la Fotografía en los barrios populares de Cartagena, el cual se realiza en colaboración con la Fundación Social y la Fototeca de Cartagena; La Evolución del Oficio de la Fotografía en Cartagena, elaborada a partir de historias de vida de fotógrafos de la ciudad; y un documental audiovisual sobre la Cartagena Turística, tomando como hilo conductor la historia de uno de sus espacios más emblemáticos, el Hotel Bellavista.

El semillero pretende, además, que el estudiante desarrolle sus habilidades investigativas y potencialice desde la fotografía los valores estéticos y miradas críticas, sensibles y creativas sobre la cultura y la sociedad que habitamos.

 

El papel de la UTB en el nuevo brillo de la Fotografía

La fotografía al reencontrarse con su dimensión patrimonial ha recobrado un nuevo brillo.

A finales del siglo XX, en el tránsito a la era digital, la fotografía se encontraba en un cierto declive en un mundo paradójicamente inundado de imágenes, pero supo adaptarse a las circunstancias, creándose un curioso equilibrio entre su banalización social y su revalorización institucional. Y la academia no ha sido ajena a la importancia del patrimonio fotográfico desde la perspectiva documental e investigativa.

Así, mientras la posibilidad de captar imágenes se popularizó y extendió infinitamente a todo tipo de dispositivos técnicos (celulares, tabletas, etc.), vulgarizándose de alguna manera, su función como innegable elemento del patrimonio histórico y cultural de los pueblos adquirió un empuje decisivo entre los grandes centros de la cultura occidental: Paris, New York, Berlín, Londres.

Desde la Universidad Tecnológica de Bolívar se coopera con la investigación social a través de la Fotografía mediante la custodia y administración de la Fototeca de Cartagena, compromiso que asumió en el 2011. La UTB cuenta con los medios tecnológicos y expertos que han sabido vislumbrar el potencial que tiene el patrimonio fotográfico y por ello han unido sus esfuerzos para que la institución realice esta loable tarea.

Se puede mencionar con nombres propios a quienes han sabido enfrentarse en estos años a diversos obstáculos y retos con el único fin de recuperar para la ciudadanía la memoria fotográfica de Cartagena y la región Caribe, haciéndolo además desde una perspectiva de uso público de sus valiosos fondos. Algunos de ellos, ya que seguro quedan muchos por fuera de esta lista, son: María Teresa Ripoll, Dora Lilia Sepúlveda, Aaron Espinosa, Alberto Abello y Lisette Urquijo.

Este verdadero tesoro que alberga (temporalmente) la UTB, conformado por más de 15.000 documentos fotográficos, es posiblemente el más importante de Cartagena, y sus posibilidades investigativas son inmensas. Esto sitúa a la Tecnológica en el contexto de grandes universidades en el mundo que trabajan en pro de entender y potenciar el valor patrimonial de la Fotografía.

Hoy la Fotografía ha entrado por derecho propio en el mundo de la investigación social. Universidades de todo el planeta crean o adquieren archivos, fondos y colecciones; asesoran o se alían con otras instituciones para el tratamiento documental de las imágenes fotográficas, imágenes fijas que hablan de los territorios y que nutren y enriquecen todo tipo de líneas de investigación. Y es que estos archivos fotográficos son un elemento fundamental para favorecer la comprensión social, puesto que genera conocimientos de toda índole: históricos, sociales, culturales, religiosos, urbanísticos, económicos, sociológicos, antropológicos y comunicacionales.

En las últimas décadas se han creado diversas instituciones y eventos nacidos por y para la defensa de este rol, como lo son: el International Center of Photography (ICP) de New York, la Maison de la Photographie de París, el Musée de l’Elysée de Lausanne, o los festivales de fotografía como Les Rencontres de la Photo de Arlès, Visa pour L’Image y PhotoEspaña.

 

Una manera detallada y perfecta de congelar un momento

 

Aún no han pasado dos siglos desde que la Fotografía nació en Francia de la mano de Nicephore Nièpce y en poco más de un decenio se expande por todo el mundo occidental. El nuevo medio consiguió congelar para siempre el espacio y el tiempo de una manera tan detallada y perfecta que su irrupción tuvo un efecto fundamental en el devenir del arte, comenzando obviamente por la pintura.

Tuvo, además, un impacto fundamental en la sociedad al posibilitar una nueva manera de aprender el mundo. Desde sus inicios, la caja oscura se empleó con fines científicos, artísticos y sociales, para ampliarse poco después a usos documentales, publicitarios o informativos, entre otros. Si se habla del siglo XX como el siglo del cine, sin duda el siglo XIX fue el de la fotografía. Además, a partir del momento en que los procedimientos técnicos posibilitaron la impresión de las fotos en los medios de comunicación escritos (prensa, libros, revistas…), la fotografía pasó a ser un elemento más de la vida cotidiana.

En la actualidad la recuperación del patrimonio fotográfico se ha convertido en una misión cultural de primer orden en el mundo occidental. Su desarrollo en Colombia, y particularmente en el Caribe colombiano, es aun modesto. Existe una notable escasez de investigadores de la fotografía y se cuenta con pocos estudios de carácter académico sobre el patrimonio fotográfico local, regional y nacional.

Por todo ello, el nuevo semillero de la UTB no deja de ser un humilde, pero ilusionante, esfuerzo para producir conocimiento sobre la Fotografía en Colombia. Además, congratula saber que no somos los únicos investigadores en nuestra institución que valoramos el potencial de este objeto mágico elaborado a partir de la luz y de la sombra: nuestra institución está llena de amantes secretos de la fotografía. Hoy más que nunca tenemos la oportunidad de que la Tecnológica lidere la investigación sobre el patrimonio fotográfico en nuestra región y no hay que desaprovecharla.


¡Comparte este contenido en tus redes sociales!

Miembros corporados