Universidad Tecnológica de Bolívar

Una institución con vocación empresarial e internacional

29 de agosto: Día internacional contra el Ruido

Publicado el 28 Ago 2020


 

 

 

¿Sabías que una constante exposición a altos niveles de ruido podría generar problemas auditivos y no auditivos en tu salud?

Por eso el Comité de Sostenibilidad de la UTB, nos comparte cuáles son los efectos a la salud humana provocados por la exposición a los distintos niveles de ruido y cómo prevenirlos.

Antes de empezar, debes saber que los niveles de ruido se miden en Decibelios o Decibeles (dB), lo cual indica la capacidad de resistencia del oído a la presión generada por el ruido [1].

¿Qué efectos en la salud humana se producen por el ruido?

El ruido es uno de los contaminantes ambientales menos considerados por las personas, pero al que generalmente estamos expuestos [2]. Sus efectos en la salud incluyen la pérdida temporal o total de la audición, lo cual ha sido demostrado en estudios que señalan que la exposición prolongada a altos niveles de ruido, como los encontrados en bares, discotecas, tráfico vehicular, y el uso de auriculares a volúmenes elevados, podrían generar que los problemas típicos de audición de una persona de 60 años comiencen a presentarse a los 40 [3], [1], [4].

Dependiendo de la intensidad con que se genere el ruido, una sola emisión podría provocar que la persona receptora quede totalmente sorda [1]. Otra razón para cuidar nuestra salud auditiva reside en que las células encargadas del proceso de escucha no se regeneran y éstas van muriendo progresivamente a medida que envejecemos o estamos expuestos a fuentes de ruido, disminuyendo así su cantidad a través del tiempo [2].

Además de afectar el sistema auditivo, el ruido puede producir otros tipos de impactos en el cuerpo humano, como a nivel somático (relacionado al funcionamiento y actividad corporal), psicológicos (comportamiento y desarrollo personal) y psiquiátricos (salud mental) [5], [2]. Estudios indican que la exposición a ruidos puede aumentar el riesgo de sufrir infarto agudo de miocardio, hipertensión arterial y angina de pecho [3], e incluso, infartos y derrames cerebrales, aumentando el riesgo de sufrirlos en un 14% por cada 10 dB por encima de lo recomendado (85- 90 dB), en personas mayores de 65 años [4]. Dentro de los efectos psicológicos y psiquiátricos podemos encontrar: el aumento del estrés e irritabilidad, reducción en las capacidades cognitivas y memoria, y dificultad para concentrarse [6], [7], [8]. Estos efectos pueden surgir como consecuencia de la alteración de los ciclos de sueño, y si este patrón persiste, podría generar consecuencia más graves, ya que se ha demostrado que estos efectos pueden ser acumulativos [5], [8].

Algunos datos relacionados al ruido

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 1100 millones de jóvenes, con edades entre los 12 y 35 años, están en riesgo alto de padecer pérdida parcial o total de su audición, relacionado con la exposición a fuentes ruidosas en entornos recreativos [9]. En Colombia, se estima que el 14% de la población entre 25 y 50 años padecerán problemas de audición debido a la exposición a fuentes ruidosas [1].

La normativa que rige actualmente a Colombia en materia de emisión y medición de ruido es la Resolución 0627 del 2006, que dispone los valores máximos permisibles asociados a una zona determinada, los cuales resultan muy convenientes consultar en caso de que consideres que un vecino, una actividad o un local cerca de ti está excediendo éstos valores.

Recomendaciones para prevenir daños en la salud humana por exposición de ruido

Existen diferentes tipos de ruidos, los cuales guardan una relación estrecha con su fuente emisora y la actividad que los genera, por ende podemos estar expuestos a distintos tipos de ruidos durante el día a día. Por tanto, estos consejos te serán de gran utilidad:

- El uso de auriculares se ha vuelto bastante común, pero muchas veces no tenemos cuidado con el volumen, y generalmente cuando estamos en zonas ruidosas existe una tendencia en subirlo al máximo. Teniendo en cuenta esto, es necesario controlar la exposición a decibeles peligrosos en reproductores de música y multimedia cerca al oído.

-Si en tu área de trabajo estás constantemente expuesto a fuentes ruidosas, recuerda utilizar elementos de protección como orejeras o tapa oídos para prevenir la pérdida parcial de audición parcial o total.

- Si vives en una zona residencial, el máximo valor permisible es de 65 dB durante el día y 45 dB durante la noche, así evitarás sanciones y quejas de tus vecinos, y de esta forma proteges tu salud y la de los demás.

- Si por algún motivo estás en presencia de fuentes ruidosas en entornos de entretenimiento, recuerda no exponerte por largo tiempo, así evitarás malestares físicos y efectos acumulativos a largo plazo.

Recuerda cuidar de ti y los tuyos. En estos tiempos de aislamiento es necesario cuidar tu salud y bienestar, por eso desde la UTB estamos contigo.

Referencias.

[1] «Ruido excesivo en entornos, una de las principales causas para pérdida auditiva». https://www.minsalud.gov.co/Paginas/Ruido-excesivo-en-entornos-una-de-las-principales-causas-para-perdida-auditiva.aspx (accedido ago. 21, 2020).

[2] S. S. Gómez, «Efectos de la contaminación acústica sobre la salud», Rev. Salud Ambient., vol. 7, n.o 2, pp. 175-180, 2007.

[3] Elsevier, «Peligros del ruido y sus efectos en nuestra salud», Elsevier Connect. https://www.elsevier.com/es-es/connect/actualidad-sanitaria/efectos-negativos-del-ruido-y-su-repercusion-en-nuestra-salud (accedido ago. 21, 2020).

[4] «El ruido: una amenaza para la salud», ELMUNDO, abr. 27, 2016. https://www.elmundo.es/salud/2016/04/27/571f7504e2704ed1208b4585.html (accedido ago. 21, 2020).

[5] M. Basner et al., «Auditory and non-auditory effects of noise on health», The Lancet, vol. 383, n.o 9925, pp. 1325-1332, abr. 2014, doi: 10.1016/S0140-6736(13)61613-X.

[6] T. Kawada, «Noise and Health—Sleep Disturbance in Adults», J. Occup. Health, vol. 53, n.o 6, pp. 413-416, 2011, doi: 10.1539/joh.11-0071-RA.

[7] «Noise guidelines - Chapter 3». https://www.who.int/docstore/peh/noise/Comnoise3.htm (accedido ago. 22, 2020).

[8] M. Zaharna y C. Guilleminault, «Sleep, noise and health: Review», Noise Health, vol. 12, n.o 47, p. 64, ene. 2010, doi: 10.4103/1463-1741.63205.

[9] «Sordera y pérdida de la audición». https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/deafness-and-hearing-loss (accedido ago. 22, 2020).


 


¡Comparte este contenido en tus redes sociales!

Miembros corporados